Hoy hace una semana que empecé a usar Inbox en mi móvil gracias a la invitación recibida por parte de un buen amigo (que no directamente de Google). Se trata de la “reinvención” del correo electrónico de Google, o más bien, de una app que permite gestionar nuestro correo de Gmail de una manera totalmente diferente a la que estamos acostumbrados. Google dice que más organizada… pero qué queréis que os diga, yo no lo tengo tan claro.

Inbox2Lo primero que no me gusta de Inbox es esta manía que tiene Google de agrupar los correos según sus propios criterios: social, promociones, compras, viajes… Lo siento, pero a mí estas categorías no me sirven para nada.

Google ya intentó organizarme la bandeja de entrada a su gusto hace tiempo, y creo que no tardé ni dos minutos en cambiar a la versión clásica. Como usuario intensivo/compulsivo de Gmail con cerca de 100 etiquetas y decenas de filtros para organizar/clasificar el correo entrante, estos grupos que me propone Google no es que no me hagan falta, es que directamente me molestan. Y no he encontrado la manera de eliminarlos de Inbox.

Otro de los puntos que no me gustan de Inbox es su interfaz, poco intuitiva y que esconde botones tan imprescindibles cuando trabajamos con el correo electrónico como el de borrar. Fijaos en esta captura de pantalla:

Google InboxSi quiero deshacerme de esta publicidad de Twitter que acabo de recibir tendré que tocar primero el botón de menú, detrás del cual se esconde el famoso icono de la papelera. Dos toques para lo que antes hacía con uno sólo…

Al principio de usar la aplicación también archivé accidentalmente borradores en lugar de hacer lo que realmente quería hacer, responder un correo (!). Imagináos hasta qué punto los botones te engañan en Inbox…

Google InboxInbox también te deja posponer los mensajes que quieras para más adelante, una copia descarada de Google del sistema creado por MailBox. La idea es buena, pero las opciones que aparecen por defecto no son configurables, y seleccionar fecha y hora manualmente me ha acabado dando siempre pereza. La opción para que te vuelva a colocar un correo en lo alto de la bandeja de entrada cuando estás en un lugar concreto parece interesante, pero qué le voy a hacer, no se me ocurre ningún caso en que realmente me pueda hacer falta.

Pero lo que hará que deje de usar Inbox no son sólo estos problemas, sino la sensación que me da de que quizás me estoy perdiendo algún correo. Sí, lo habéis leído bien: con Inbox no tengo la certeza de tener toda mi bandeja de entrada a la vista. Y confieso que durante esta semana he abierto la aplicación de GMail en el móvil más de una vez para comprobar que no me perdía nada.

Total, que pasada una semana creo que no tardaré mucho más en volver a poner la M roja de Gmail en el dock de mi iPhone. ¿Y vosotros? ¿La habéis probado ya?

Una semana con Inbox, la nueva app para gestionar el correo de Gmail
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *