La aplicación de El País para teléfonos móviles permite acceder al mismo contenido que hay disponible en su página web, dividido en tres secciones:

Portada: los mismos titulares que en la web, pero en versión adaptada a móviles (lo que básicamente se traduce en una letra más grande para leer más cómodo).

Secciones: ofrece acceso a las diferentes secciones del digital. En las versiones analizadas (iOS y Android), esta lista se puede editar para ordenarla según las preferencias del usuario.

Última hora: sección de breaking news, donde los enlaces ya no se abren en una versión adaptada, sino en un navegador web (lo que básicamente se traduce en tener que ampliar la pantalla con dos dedos para poder leer algo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo primero que uno echa de menos al abrir la aplicación es tener un buen adblock plus a mano. No tengo nada en contra de la publicidad (de algo hay que comer), pero sí de la invasión de banners, desplegables e intersticiales que le asaltan a uno al navegar por los contenidos de esta aplicación, hasta el punto de convertirla en una especie de shooter en el que debemos acertar constantemente con el botón que cierra el anuncio.

La publicidad en el móvil no puede limitarse a desperdiciar un precioso espacio que el usuario ya ha aprendido a ignorar en la web. Peor aún cuando, como en el caso de la app de El País, esta publicidad a la vieja usanza hace que la experiencia de usuario sea bastante tediosa.

En segundo lugar, toda la ventaja de tener una versión adaptada para teléfonos móviles se esfuma en cuanto tocamos sobre cualquier enlace en una noticia. En lugar de abrir el enlace en la propia aplicación se nos abre un navegador web, lo que obliga a ampliar la pantalla para poder leer. Es decir: sólo los contenidos en primer plano (los titulares del momento) están adaptados, el resto se ve exactamente igual que se vería a través del navegador del teléfono.

Tampoco el diseño de la aplicación es especialmente brillante: en la versión para iPhone, por ejemplo, no hay rastro del diseño plano introducido por Apple con iOS 7 y sigue respirando iOS 6 por todos los costados.

Por último, una sorpresa desagradable para el usuario de tablets: en la versión “especial” de El País para tablets el usuario debe estar registrado para poder acceder a los contenidos. Sí, lo que en la web y el móvil es de libre acceso (al menos de momento), en un iPad o tablet Android requiere de registro…

A favor:

– Personalización: podemos reordenar las secciones de la aplicación según nuestras preferencias. No es mucho, pero algo es algo…
– Permite guardar noticias para leerlas más tarde.
– Permite descargar las noticias en el móvil y acceder a ellas sin conexión a internet. La descarga es asombrosamente rápida.

En contra:

– Publicidad intrusiva al peor estilo de la web.
– La versión adaptada desaparece en cuanto se navega un poco por los contenidos.
– Al tocar sobre una notificación de una última hora informativa se abre la aplicación, pero la noticia muchas veces no está disponible. Además, las notificaciones vienen y van: la app puede pasarse semanas sin decir ni mu para luego enviar seis notificaciones en un día.
– No hay nada pensado especialmente para el móvil, contenidos exclusivos…

En resumen…

Podríamos decir que la app de El País es una aplicación de servicios mínimos: ofrece todo lo que podemos encontrar en la web (publicidad incluida), pero no explora nuevos formatos adaptados al dispositivo y desaprovecha sus funcionalidades (por ejemplo: titulares y notificaciones según la geoposición del usuario).

El País, una app de servicios mínimos en tu móvil
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *