Resulta difícil de entender por qué un medio como La Vanguardia castiga a sus usuarios con una aplicación móvil como la suya. Puede ser falta de interés, o más bien falta de dinero, pero el caso es que la aplicación móvil de La Vanguardia es un desastre en diseño y usabilidad, una webapp que da mal nombre a las versiones web para móviles. Lo mismo da que la instales en un iPhone 5 que en una tablet Android de 7 pulgadas, la aplicación se va a comportar de la misma manera, sin adaptar su contenido a la pantalla, sin escalar imágenes, pixelando logotipo e iconos… Todo ello sin hablar de la publicidad, que te interrumpe constantemente y hace insufrible la lectura de noticias.

Con estas premisas, sobra hablar de si la app ofrece contenidos pensados específicamente para dispositivos móviles, si explora nuevas formas de explicar las cosas… En fin, lo único positivo de esta app es el servicio de alertas informativas (notificaciones push), bien medido -no se hace pesado- y que sólo te avisa de noticias importantes. Si pudiera editar las alertas a mi gusto (por temas, secciones, horas…), ya sería perfecto.

LaVanguardia movil

Pros:
– Servicio de notificaciones/alertas en el móvil bien editado y no intrusivo, con la última hora de las noticias más relevantes.

Contras:
Webapp poco cuidada en usabilidad (el scroll lateral no lo es todo).
– Diseño pobre, no adaptado al dispositivo.
– Publicidad intrusiva.

En resumen: una app que sólo mantengo en mi teléfono por las notificaciones, y que cuando se abre por accidente la cierro inmediatamente.

La Vanguardia en el móvil, un castigo para el usuario
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *